sábado, 9 de noviembre de 2013

La “fruteríamanía”

Uno de los recuerdos que me van a quedar de estos años de crisis, en cuanto al comercio en Badajoz se refiere, es la apertura de fruterías. Durante estos años han cerrado y abierto multitud de negocios en la capital pacense. Pero llama poderosamente la atención la apertura de fruterías, que han proliferado como setas.


En mi zona, por ejemplo, hace poco han abierto una frutería en la calle Santo Domingo (Frutería El Deseo) y, próximamente, va a abrir otra frutería en la Avenida Santa Marina, más abajo del bar La Cantina. Es una constante que se repite en casi todos los barrios de Badajoz. 

Me sorprendía que a los emprendedores pacenses les diese por montar este tipo de negocios y no otros. Así que, intrigado, indagué por Internet y descubrí que este fenómeno se está dando en todas las ciudades de nuestro país. Resulta que las fruterías son uno de los negocios que mejor están funcionando durante la crisis. Las denominan “negocio refugio”.

Local donde próximamente abrirá una frutería en Badajoz.

Y es que si nos ponemos a examinar, una frutería es de los negocios que menos inversión inicial necesita para comenzar a producir, ya que sólo vamos a necesitar un local, unas estanterías, una báscula y poco más. El margen de beneficios es bastante amplio y pueden ayudar a una familia a tirar “pa'lante”. El principal atractivo para el consumidor es que el producto suele ser de mejor calidad que el de los supermercados.

Por cierto, en mi casa compramos la fruta en una frutería que hay en la Avenida de Colón, situada entre una farmacia y un local donde antes estaba una Granja El Cruce. Es un poco carilla, pero la fruta es de calidad y está muy buena.