domingo, 5 de diciembre de 2010

A mí padre

Estas sencillas y sentidas palabras las escribimos con todo el cariño como homenaje a mí padre y las leyó su amigo Gabriel en la misa que se celebró el pasado jueves en la parroquia de San Andrés:

"Son por todos conocidos los discursos que Manolo realizaba con todo el cariño en numerosos actos, por eso le debíamos este, ya que finalmente no pudimos escribir el de su jubilación.

Son momentos muy difíciles para todos, y los recuerdos y anécdotas innumerables. Cada uno lo conocimos en distintas parcelas de su vida, pero todos coincidimos en lo mismo: Un buen profesional; Un buen amigo; Un buen padre; Un buen esposo; Excelente persona.

Tantas horas de trabajo en el colegio han dado su fruto, pues lo ha dejado en el mejor momento. Más que su profesión, su vocación.

Siempre dispuesto a reunirse con sus amigos. Cualquier momento era bueno para estar con los que le querían.

Sus niños, que ya no lo son tanto, han tenido a su padre siempre cerca, sin importar la distancia. Les ha acompañado en el camino, y así continuará haciéndolo.

Ha compartido todo lo bueno y todo lo malo con su compañera de viaje. Siempre juntos.

El destino ha querido que todo haya ocurrido de forma inesperada, y aunque no podemos evitar el dolor en nuestros corazones, nos hemos sentido arropados por muchas personas, y estamos orgullosos de todas las muestras de apoyo y cariño que hemos recibido."