martes, 13 de julio de 2010

La pantalla gigante de la Plaza Alta

Somos Campeones!!!!! jejeje. Qué paaaaaasada!!! Enhorabuena compatriotas!! Inolvidable el partido y la celebración de la victoria en toda España. Emocionante!! En Badajoz capital, esta vez sí, el ayuntamiento recogió el guante e instaló una pantalla gigante en la Plaza Alta para seguir la final, a propuesta del grupo municipal socialista y de la Asociación Cívica Ciudad de Badajoz. Y digo que esta vez sí porque en 2008, con ocasión de la final de la Eurocopa, se suscitó el mismo tema y al final no la instalaron. Esto fue motivo de un post en mi blog: "En Badajoz no habrá pantalla". La idea de poner la pantalla me pareció estupenda, y el lugar inmejorable. Un marco incomparable. Un espacio histórico, centro de la vida de la ciudad durante muchos siglos y felizmente recuperado para uso y disfrute de los ciudadanos.

Imagen cedida por Pedro M. Vega (a.k.a. "Posso")

Deportivamente era un acontecimiento histórico, al ser inédito en la historia de nuestra Selección Nacional de Fútbol. La Selección es de todos. Y actualmente es lo único que nos moviliza como país, lo que nos une a todos. Nos puede gustar o no pero es así. Es lo que hay. Juega La Roja y se para el país. Gana La Roja y España entera se va de borrachera... El otro día lo comentábamos Pipe, Cantero y un servidor en una conversación de barra de bar. Ni la crisis, ni el paro, ni ETA, ni nada. La Selección Española de Fútbol es lo único que nos aglutina a todos los españolitos en estos tiempos de apatía, de pasotismo, de individualismo, de incomunicación en la Sociedad de la Información... Es con la que todos nos sentimos identificados aunque haya gente a la que no le guste el fútbol. Pero es España la que juega, eh! No es el Madrid, no es el Barça, no es Nadal, no es Gasol en los Lakers, es la Selección Española de Fútbol. Es, en definitiva, un símbolo más de España, como la bandera, el himno o el toro de Osborne. Y así se ha visto en las masivas celebraciones de ayer en Madrid. Por tanto creo que estaba de sobra justificada la instalación de la pantalla.

Imagen cedida por Pedro M. Vega (a.k.a. "Posso")

Para los que sostienen que fue un gasto innecesario debido a la crisis, decirles que gastos innecesarios, por ejemplo, son los casi dos millones de euros que ha invertido el ayuntamiento en adecentar el Ferial con la que está cayendo. El Ferial lleva diez años hecho una mierda y puede seguir así unos cuantos más. No es prioritario con la que estamos pasando poner microclima, toldos, asfaltar las calles del Real, gastarse 60.000 euros en una portada nueva... Y es sólo un ejemplo del derroche que el ayuntamiento de Badajoz sigue haciendo en estos tiempos de crisis. La pantalla tan sólo costó 6.150 euros y fue todo un éxito la asistencia de ciudadanos a ver como ganaba La Roja. Yo no pude ver el partido en Badajoz y me dolió en el alma no estar en la Plaza Alta disfrutando con mis colegas, con mis vecinos, con mis paisanos.

Imagen cedida por Pedro M. Vega (a.k.a. "Posso")

Cambiando de tercio, pienso que la victoria en el mundial ha contribuido a mejorar la imagen de España como país, a subirnos la autoestima a todos y a recuperar el orgullo por ser españoles, lo cual está muy bien. Pero creo que una de las cosas más importante que ha traído consigo la victoria en el Mundial es que hemos recuperado nuestra bandera. La derecha se había apropiado de la bandera de España como si fuera patrimonio exclusivo suyo. Parecía que los demás no fuésemos españoles. Esas manifas organizadas por la Iglesia y la derecha contra lo que fuera plagadas de banderas de España... Yo alucinaba! Pues ya hemos perdido el complejo de lucir nuestra bandera, como se vió ayer en las imágenes de la celebración en Madrid. Cientos de miles de personas orgullosas ondeando banderas rojigualdas independientemente de su ideología o de su credo. Me encantó. Viva España!!

1 comentario:

Belloto dijo...

Con la distancia privilegiada que me da el no llevar al día los blogs te digo que fue una puta pasada y que tienes toda la razón con las banderas, nunca había visto tanta bandera sin complejos, y lo bueno es que meses después las sigo viendo, siguen en los balcones y calles, como si hubiera unas ganas reprimidas de mostrarla.

Realmente me han fascinado verla por toda la geografía española sin complejos, sin tener que elegir, como decía una catalana sin complejo en algún telediario.